Si te planteas presentar tu proyecto a posibles inversiones, debes tener en cuenta que es tan importante saber presentar tu proyecto como la calidad de la idea. A diario nacen nuevas empresas y es complicado destacar sobre el resto de ellas.

El plan de negocio es una herramienta que tienen las empresas para presentar su proyecto a nuevos inversores y conseguir financiación. Desde Capazita, destacamos que es tan importante la presentación del proyecto como la redacción del plan de negocio. Cuando se realiza la presentación de un proyecto, el objetivo es obtener inversiones para este. Para conseguirlas, nuestro plan de negocio debe de contar con tres elementos fundamentales:

 

  • Minimizar la percepción del riesgo.

La actividad empresarial privada implica unos riesgos. Uno de los objetivos principales que debes marcarse en nuestro plan de negocio es el de minimizar el riesgo para que el inversor los pueda valorar.

La confianza es un elemento clave dentro del mercado, los inversores no quieren perder dinero y trabajan para disminuir ese riesgo.

 

  • Demostrar que es una buena inversión.

Para generar un interés ante los inversores, debemos dejar claro que nuestra idea de negocio es sólida, es decir, atiende a las necesidades de los consumidores en un determinado momento. En nuestro plan de negocio las ventajas para el consumidor-cliente tienen que quedar claras. Los inversores estudiarán tu producto para aclarar las debilidades y fortalezas del conjunto de tu negocio.

Un inversor quiere saber en qué se diferencia tu empresa del resto.

 

  • Comenzar con la negociación.

Para comenzar con las negociaciones es imprescindible haber captado el interés de los inversores con las premisas anteriores. Debes tener en cuenta que los inversores estudian muchos proyectos y solo negocian con la minoría.

Cuando se presente un proyecto a inversores, debemos actuar de forma sistemática, ya que el orden es un punto clave para ser creíbles. Una vez estén claros los objetivos, debemos preparar el plan de negocio.

Debemos generar un interés por nuestra idea de negocio y la clave para esto se encuentra en la destreza de saber presentar un proyecto con argumentos suficientes para convencer a los inversores.

 

PARTES FUNDAMENTALES QUE DEBE TENER TU  PLAN DE NEGOCIO

Estas son las partes que debería contener un plan de negocio para presentar un proyecto a inversores:

  • Presentación: será el resumen ejecutivo del plan de negocio
  • Necesidad en el mercado: Este es un punto fundamental, puesto que el potencial inversor ha de percibir que tu producto o servicio cubre una necesidad que no se está cubriendo adecuadamente.
  • La solución: la solución que se aporta definirá la alternativa que se propone al problema presentado anteriormente.
  • Producto: El producto es la solución práctica. Se debe indicar por qué tiene un hueco en el mercado.
  • El mercado y la competencia: hay que analizar el mercado en el que se va a comercializar y sus características
  • Modelo de negocio y estrategias: en este punto se debe explicar cómo se va a comercializar el nuevo producto o servicio. Se debe enfatizar en la estrategia de ventas donde se defina la política de introducción del producto, los precios, las formas de venta o los canales que se utilizan para mejorar los resultados comerciales.
  • Proyección: se refiere a los beneficios que se obtendrán mediante la comercialización del bien en un horizonte temporal.

Si la idea está bien consolidada, presentar un proyecto a inversores es una tarea relativamente fácil. Tan solo hay que ofrecer la suficiente información para que resulte interesante a quien pueda invertir en la opción de tu negocio.